Adopciones. Cara y Cruz de la misma moneda

Hoy he recibido un correo de la señora que tiene adoptado a CYD Sirius en Francia.

No he podido evitar pensar cuán distintos son los seres humanos. Que lo son, ya sé que lo sabemos todos… pero, a veces, las situaciones hacen que veas la gran diferencia que hay y no te explicas el por qué.

Os voy a contar dos historias de adopciones.
Las dos se llevaron a cabo el mismo año. Los dos tenían la misma edad. Las dos familias eran cultas, educadas, con posibilidades económicas para mantener un animal como es un caballo y ambas tenían experiencia con équidos. Una de ellas fue la adopción de CYD Sirius y la otra CYD Música.

La gran diferencia es que Sir BLOG 20160415 1ius era tuerto, entero, feo a rabiar en ese momento (desde el cariño más absoluto, pero lo que es evidente no se discute) y encima, para que os hagáis una idea de su carácter (por culpa del maltratador de su dueño, Lucifer lo tenga algún día en su gloria), hubo que cazarlo literalmente a lazo gracias a Luciano porque ni los 2 veterinarios de la OCA, los 2 SEPRONAS, la veterinaria ni yo, que estábamos ahí, pudimos ni siquiera acercarnos…

Música, en cambio, era una preciosa potra adorable, buena a más no poder y dulce como una piruleta con todo y con todos.

Hace tres semanas recibí correos de ambas familias contándonos algunos problemas de ambos caballos… Me dije a mí misma que la casualidad era inmensa… después de tantos años y a la vez… Las familias no se conocen y de hecho, ni el país en el que estaban es el mismo (Música seguía en Andalucia). Recibí en concreto varios correos los días siguientes, pero algo empezaba a variar…

BLOG 20160415 2A Música me la devolvieron hace dos semanas y tuvimos que pagar hasta el transporte de vuelta porque una vez que la familia que la tenía se enteró por un veterinario que enviamos nosotros a inspeccionar, de que la habían lesionado gravemente los tendones y nunca más podría volver a ser la misma, ni siquiera fueron capaces de pagar al transportista, quitándosela de encima como un trasto viejo después de que Música cuidara a su hija pequeña durante tantos años sin un percance ni una sola vez. Lo más gracioso es que la lesión ocurrió en diciembre y ni siquiera llamaron a un veterinario. Si lo hubieran hecho, tal vez no se hubiera deformado como lo ha hecho.

 

La familia de Sirius e BLOG 20160415 3n el correo de hoy se ha derrumbado y me han contado la verdad… que Sirius se ha quedado sin compañero y que siguiendo la Normativa europea y nuestros estatutos, un caballo no puede vivir sin compañía equina. Por ese motivo tienen pánico de que al fallar en una de las cláusulas, nosotros ejecutemos nuestro derecho en el contrato y les arrebatemos a Sirius. (Obviamente, antes de escribir este blog les he contestado que confío plenamente en ellos y que sabrán elegir el mejor camino para el bienestar de Sirius). Que jamás arrebataría a ningún animal de unas manos capaces de escribir 20 veces dándole vueltas a “asuntillos” y mentir si fuera necesario por no separarse de lo que ellos denominan literalmente “su bebé” (y os aseguro que yo no llamaría bebé precisamente a Sirius!!!!!).

Cómo es la vida, ¿eh?
…y qué diferentes somos todos…

Lo siento mucho Música. Deja de mirar a la puerta cada vez que la oyes. Tu querida niña no vendrá más. Pero yo te juro que en el CYD te querremos, cuidaremos y respetaremos en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y seguramente como siempre, en la pobreza. Y juro ante Dios que hasta que la muerte nos separe. Aquí no vemos tus tendones, pequeña, sino tu alma. Y eres y seguirás siendo para nosotros… la potrilla más bonita y perfecta que haya existido jamás.

concordia cyd