Slide background
Slide background
Slide background

Galería

 

COGNAC

Nos costó muchísimo esfuerzo que sobreviviera por el estado en que se encontraba cuando lo rescatamos. De hecho, uno de sus compañeros había muerto de inanición apenas días antes en el lugar en el que estaban. Ahora, crece feliz aunque aún sigue un poco delgado, pero, al menos, no se tambalea… Se merece una familia excepcional que quiera verlo convertirse en un gran caballo y que jamás, jamás, lo abandone… aunque, claro, ¡para eso estamos nosotros aquí!

APADRINAR Volver