Slide background
Slide background
Slide background

Galería

 

LUPITA

Es difícil decantarse por cuál ha sido el caso de malos tratos más atroz que hayamos visto, pero, sin duda, el de Lupita es uno de los peores. Según varios testigos, Lupita recibió palizas prácticamente desde que nació. Pero todo el mundo guardó silencio durante años hasta el día de la paliza final, cuando los vecinos decidieron acudir a un veterinario para denunciar la situación del animal. Para el veterinario estaba claro: si la yegua tenía alguna posibilidad de sobrevivir, sería en el CYD. Y ya lo creo que sobrevivió. No estoy segura de que la gente sea consciente de lo duro y peligroso que puede ser el trabajo en el refugio. Las curas diarias que tuvimos que hacerle a Lupita fueron peligrosísimas para el personal del centro. Pero se logró, Lupita se recuperó por completo de sus lesiones físicas, no así de las psicológicas… Ella sabe quiénes somos, que jamás le haremos daño, pero el humano, sencillamente, no le cae bien. Y hace tiempo que aprendimos a respetarlo.

APADRINAR Volver