Slide background
Slide background
Slide background

 

Galería

 

SMALL ONE

Small One es una de las “razones” por las que el CYD Santa María es cada vez más estricto a la hora de entregar un caballo en adopción. Recuerdo una vez, que lo estábamos pasando realmente mal e hicimos una petición de ayuda para poder alimentar a nuestros caballos, y una de las personas que habían solicitado adoptar y que no había conseguido ningún caballo, nos escribió diciéndonos que se alegraba de nuestra situación y nos recordaba, amablemente, que eso nos pasaba por no entregar con más facilidad caballos en adopción. Y tras recibir su email, pensé: “Gracias Señor por no habernos permitido entregarle un caballo en adopción a una persona como ésta”. En el pasado, antes de la crisis, cuando rescatábamos un grupo grande de caballos, muchas personas tocaban a nuestra puerta para adoptar un animal, especialmente si era un poni (para un niño o una niña). Han pasado unos diez años y muchos de aquellos caballos han sido devueltos al Albergue, tras haberlos “usado” por aquellos niños y niñas que son, ahora, adolescentes. No vamos a contar las lágrimas que hemos derramado por este motivo, pero gracias a lo exigentes que somos en las adopciones y el control férreo que tenemos sobre los caballos que damos en adopción… Cada vez lloramos menos…

APADRINAR Volver