Slide background
Slide background
Slide background

Galería

 

CLAUDIA

La primera vez que vimos a Claudia era tan sólo un esqueleto. Se encontraba abandonada en una urbanización de lujo de Marbella. Durante meses, muchas personas tuvieron que verla antes de que alguien diera la voz de alarma cuando ya estaba a punto de morir. La hemos dado en adopción dos veces, pero en ambos casos la han devuelto por falta de paciencia. La primera vez porque no engordaba. En ocasiones, los problemas de un caballo mayor se resuelven llamando a un odontólogo equino. En la segunda ocasión, la trajeron de vuelta al Albergue porque era muy “nerviosa”. Los animales no se comunican con palabras. Claudia demuestra su miedo llamando la atención, asustándose, pero si le dices unas cuantas palabras cariñosas, rápidamente se siente mejor. Ahora tiene una madrina que se llama Mercedes y cuida de ella. Muchos de nuestros caballos no son tan afortunados como Claudia. Por favor, APADRINE.

Volver