Slide background
Slide background
Slide background

Galería

 

GABI

Le pusimos ese nombre en honor al agente del SEPRONA que le salvó la vida. Gracias a su tesón y ayuda pudimos rescatarlo, aunque su madre no lo logró. Murió antes de que llegáramos. Nos costó mucho esfuerzo y dedicación conseguir que saliera adelante, pero hoy no tiene secuelas y es un potrillo normal, con ganas de jugar. Y lo hace en casa de su madre adoptiva. Le explicamos que Gabi aún era un “bebé” y que necesitaría muchos cuidados y atenciones hasta que se convirtiera en un caballo sano y fuerte, pero su “mamá” no lo dudó ni un instante y decidió adoptarlo para darle todo el cariño que este potro jamás conoció.

Volver