Slide background
Slide background
Slide background

Galería

 

MANDY, LUCKY Y SYMPHONY

Nos hace mucha ilusión poder compartir con vosotros esta historia. Mandy fue recogida junto a otros dos animales, tras recibir una petición de ayuda por parte de la Policía Local de Ronda. Su estado era deplorable. Su barriga casi le llegaba al suelo, ya que, posiblemente, la habían utilizado para “sacar crías” toda su vida. Cuando llegó al CYD, decidimos no darla en adopción debido a su edad y mal estado en general. Cuál sería nuestra sorpresa cuando un día aparecieron por el Albergue Rolland y Andrea, una pareja de alemanes afincados en España. Querían adoptar y Andrea nos dijo que se había “enamorado” de la yegua más bonita del Albergue… Miramos a nuestro alrededor y sólo encontramos a Mandy, ella insistió: “Ésa, la más bonita de todas”. ¡Se refería a Mandy! Algunas personas nos critican por ser exigentes en cuanto a los requisitos para adoptar… y que perdemos “buenas oportunidades”, por no ser más “flexibles”. La verdad es que las buenas familias nunca las perdemos… y Rolland y Andrea son un buen ejemplo. No tenían código de explotación ganadera, así que les dijimos que acondicionaran su hogar y que cuando estuviera listo y la OCA les hubiera concedido los permisos necesarios, regresaran. Tardaron casi un año, pero volvieron… y Andrea preguntó: “¿Dónde está la yegua más bonita del mundo?”. Le explicamos que Mandy no se podía montar y que era muy mayor. Por aquella época, un potro maltratado y, también, en pésimo estado, acababa de llegar al Centro, y les contamos que Lucky necesitaba más cariño y atenciones, incluso, que Mandy, así que… ¡adoptaron a los dos! Mandy pasó los tres años más felices de su vida junto a su familia y pasado ese tiempo, y tras varios “achaques”, falleció rodeada de todo el amor del mundo. Jamás hemos visto a una persona tan devastada, como Andrea, el primer día que vino a visitarnos tras la muerte de Mandy. Un tiempo más tarde, animados por nosotros, que les explicamos que Lucky no podía estar mucho tiempo solo, decidieron adoptar a otro animal del CYD. Y una vez más, se produjo el Milagro (¡todo es tan fácil con las buenas personas!). Esta vez, “eligió” Rolland, Andrea no quería adoptar a una yegua joven que les sobrepasara en el tiempo… pero cuando les contamos la historia de Symphony, que había visto morir de hambre y ahogados a sus compañeros y que tenía un carácter muy especial por lo que, posiblemente, jamás la daríamos en adopción… ¡decidieron llevársela a su casa! No podemos sentirnos más agradecidos y bendecidos por que personas como Rolland y Andrea se crucen en nuestro camino. Gracias.

Volver