Slide background
Slide background
Slide background

Galería

 

SNOWBALL

La primera vez que la vimos estaba tirada sobre sus propios excrementos… En cuanto la recogimos y empezamos a cuidarla, su enfermedad y, en general, su estado de salud, experimentó una gran mejoría. A veces, los enfermos crónicos no requieren tantas atenciones, tan sólo amor, interés y seguir la evolución del paciente… Por supuesto, contando siempre con ayuda veterinaria. Dejar a nuestro animal de lado porque está enfermo no es una opción… Si no lo hacemos por razones éticas, hagámoslo por motivos interesados. Si enseñamos a nuestros hijos a “abandonar” y despreocuparse de los que sufren, ¿qué pasará con nosotros cuando nos veamos desamparados y necesitemos ayuda?

Volver