Slide background
Slide background
Slide background

Galería

 

WHITNEY Y GUARDAESPALDAS

Les pusimos esos nombres porque, desde que los rescatamos, Guardaespaldas se convirtió en el más leal de los compañeros para Whitney, y, por supuesto, con su poderoso y brioso cuerpecillo la defendía de todos los males posibles reales… e imaginarios. Whitney tenía una herida en la pata cuando la rescatamos y Guardaespaldas sufría una grave lesión, que le había desencajado los hombros (como se puede observar en las fotografías). Cuando Ana y Carlos se interesaron por Whitney, les explicamos la historia de su fiel amigo, y no dudaron ni por un momento en adoptarlo. Aún así, fuimos muy francos con ellos y les explicamos que, debido a la gravedad del problema de Guardaespaldas, no podíamos garantizar que tuviera una larga vida por delante… Han pasado los años, y, ahora, cada vez que hablamos con ellos, nos recuerdan estas palabras y no aseguran que Guardaespaldas hace vida normal, es el poni más feliz del mundo y el mejor compañero para la “peque” de la casa, Brigitte.

Volver