El albergue CYD se cae a pedazos por la lluvia

Estimados amigos y padrinos:

Este email responde al interés y preocupación que nos habéis trasladado muchos de vosotros, en los últimos días, a raíz de las inundaciones en Málaga.

Pues veréis, esta vez las lluvias sí nos han perjudicado bastante y han causado destrozos en el Albergue, lo que, por desgracia, va siempre en perjuicio de los animales que tenemos recogidos.

Aprovecho estas líneas para dar las gracias a Luciano y los voluntarios que han estado el pie del cañón, sobre todo Manu y Richard. No sé qué hubiéramos hecho sin ellos. En serio. Manu es un gallego muy “apañao” que tiene pensado estar varios meses con nosotros, dispuesto a ayudar a todos los animales que lo pasan mal. Y Richard es inglés (como hace sospechar su nombre) y ya lleva unos dos meses con nosotros, asumiendo muchas más tareas y horas de las que tenía asignadas, y cuando digo muchas, quiero decir muuuuchas. Tanto a Luciano como a ellos les estamos muy agradecidos porque se han “currado” los peores momentos y trabajos. Gracias.

Respondiendo ya a vuestras dudas, os diré que tenemos, ahora mismo, cuatro graves problemas en el refugio. Todos ellos deberían ser solucionados inmediatamente para no correr riesgos y evitar mayores deterioros en los próximos meses, pero, por falta de recursos económicos, hemos calculado que sólo vamos a poder solucionar uno de ellos y, eso, retrasando, como en otras ocasiones, el pago de las facturas a los proveedores de comida de los caballos. ¿Qué puedo decir? Un pequeño desastre.

Tal y como nos habéis pedido, paso a contaros cuál es la situación del Albergue ahora mismo.

1  1) La situación más grave –desde nuestro punto de vista- es que estamos a punto de perder el techado donde almacenamos el heno y la paja de los caballos. ¿Por qué es lo que más nos preocupa? Porque tras valorar el estado del resto del refugio, NO hay ni un solo lugar donde podamos almacenar la comida de los animales sin arriesgarnos a perderla por completo por causa de la lluvia, inestabilidad del suelo, etc.

2) 2) También nos preocupa seriamente, sobre todo a Concordia, que el Albergue ya no esté completamente cerrado y protegido. Ya que las lluvias, el barro y, en general, todo el terreno desprendido han conseguido “doblegar” el cercado que llevaba más de 15 años con nosotros, garantizando la seguridad de los caballos en el Albergue. Nuestro querido Luciano ha colocado una cinta eléctrica provisional para “controlar” los daños… Aún así, creo que la provisionalidad de este cercado eléctrico va a tener que alargarse en el tiempo.

3) ¿Conocéis el Cañón del Colorado? Pues yo sí, y no he estado en los EE.UU. Dicho cañón abarca, a día de hoy, desde el recinto de la cuarentena hasta los paddocks inferiores y la valla perdida… Dicen los expertos que habría que traer camiones de “rocalla” (creo que se escribe así, pero no estoy segura…), vaya, grandes rocas, que soporten el peso y los estragos causados por el agua a nivel subterráneo, pero también habría que cavar zanjas y un largo etcétera con el que no quiero aburriros.

4) Por último, aunque no menos triste para nosotros, vamos a perder varios techados, lo que implica perder posibilidades de rescatar un mayor número de caballos…

Bueno, deciros que nos queda salud y mucho amor entre nuestros “bichos”, así que no os preocupéis demasiado. Sin embargo, os ruego leáis con atención este email y si tenéis algún contacto o amigo que pueda ayudarnos, por favor, decídnoslo. Para los que, en el pasado, nos habéis ofrecido vuestra ayuda para momentos de crisis, confirmaros que éste es uno. No se trata de comida para los caballos, pero, como habréis visto, los daños causados en el refugio repercuten muy negativamente en el bienestar de todos los animales que tenemos recogidos. Por favor, aquéllos que podáis, echadnos una mano.

Como siempre, mi más profundo respeto y agradecimiento a todos los que estáis ahí para este proyecto. Gracias en nombre de todo el Equipo.

 

Virginia

PD: Os mando fotografías, gracias a ellas podréis juzgar vosotros mismos.

 

CyD Santa Maria

La Asociacion CYD Santa Maria se ocupa de la recuperacion y reubicacion de especies animales maltratadas, en especial caballos