Esa Bendita Gente

Lo recuerdo como si fuera ayer… ¡¡¡y han  pasado ya casi cinco años!!!
Habíamos rescatado al animal que fue unos de los casos de maltrato más cruentos de todos cuantos hemos tenido en el CYD y que yo haya escuchado nunca. Era una perrita y le pusimos BLOG 20160225 1de nombre Mari Fló. Su caso acaparó la atención de los medios de comunicación, pero mientras la noticia salía en la tele, mi hermana y yo estábamos en el veterinario tratando de salvarle la vida y… tratando de averiguar lo que era “aquello”, porque tras más de seis horas pelando y quitando sangre y trocitos por todos lados, aun no teníamos claro que fuera un perro. Podéis creerme o no, pero esa es la verdad.

Necesitó más de cuatro operaciones mayores y varias menores tales como corte de los párpados pegados para que recuperara la vista, extraer sus propias uñas de uno de sus tendones y recolocar la mandíbula que una patada, probablemente, le dislocó años atrás.
El caso es que, como tantas otras veces, mientras trabajábamos con ella, yo en lo único que pensaba era en cómo íbamos a pagarlo todo. Además, no atravesábamos una buena época económica en el CYD por un rescate masivo de hacía algunos meses y recuerdo que miré al cielo y dije: “Debería haber sacrificado, no vamos a poder con todo el gasto…”

En ese preciso instante, sonó el teléfono. Era un número desconocido y por un momento pensé no BLOG 20160225 2 cogerlo. No podía con otra mala noticia más. Y ahí estaba… se llamaba Carlos y sólo entendí, tras la conversación telefónica que mantuvimos, que representaba como su veterinario a Alimentos Altube,  y la frase: “Os vamos a ayudar”. A lo  mejor no fue lo que dijo, sino cómo lo dijo. Estoy tan acostumbrada a recibir llamadas similares que luego quedan en nada, que no era capaz de creérmelo. Pero no sé por qué, sabía que aquella era real.
Me quedé como de piedra y miraba a mi pobre hermana sin poder articular palabra. Cuando colgué el teléfono sólo atiné a farfullar… ¡madre mía! No me lo puedo creer… Y miré a Mari Fló y le dije al veterinario: “Haz todo lo que puedas y más. ¡¡¡Vía libre!!!”. Después miré a mi hermana, que me observaba con carita de susto y le dije que la mejor empresa de piensos para équidos nos patrocinaría de ahora en adelante la comida de los caballos más enfermos del Albergue y que no querían ninguna publicidad, simplemente habían visto unas imágenes de nuestros animales y buscaban ayudar a los caballos. Mi hermana muy seria, me preguntó si yo les había dicho lo que eso supondría y yo no podía parar de reír, llorar, gritar y saltar… ¡claro que se lo había dicho! Y habían aceptado. ¡¡¡1.500 kilos mensuales de Amor en sacos!!!
BLOG 20160225 3
Aceptaron en aquel entonces y siguen haciéndolo. Sin pedir jamás nada a cambio. Nuestros caballos más enfermos, comen la mejor comida que he visto nunca y se recuperan alegres cada día desde hace casi cinco años.

Mari Fló murió este año pasado. Vivió  feliz en el CYD y siempre recordaré algo que me vino a la cabeza aquel día. Es una frase que se le atribuye a Francisco de Asís pero en la que creo firmemente antes de haberla oído por primera vez: “Comienza haciendo lo necesario. Después haz todo lo posible. Y sin darte cuenta, estarás haciendo lo Imposible”.

No creo que Alimentos Altube, después de tantos años, se moleste por esta mención, pero necesitaba hacerlo como ejemplo de todas aquellas benditas personas que nos ayudan cada día y que salvan tantas vidas. Porque no somos nosotros. Son ellas, con su ayuda, las que lo hacen.

Gracias, en nuestro nombre y en el de todos nuestros animales (incluida Mari Fló, desde el cielo que es donde está) a todas y cada una de ellas.

De todo corazón.
Concordia

concordia cyd