No es una historia más

Quería titular esta entrada “una historia más”, pero algo no acababa de encajar. En el CYD hemos vivido cientos de historias emotivas, cientos de milagros que cambian tu visión de las cosas de manera radical. Pero esto… esto es nuevo…

Pepito es un Doberman que me trajeron más muerto que vivo. Tras innumerables hemorragias, caída total del pelo, casi ceguera, consultas veterinarias que desmontaron en ocasiones la economía del CYD y decenas de tratamientos, salió adelante. Se convirtió en el animal favorito de grandes y pequeños humanos e incluso de otros  animales. Nadie, incluidos los caballos, eran capaces de hacer daño a Pepito. Se convirtió en mi sombra y mi amigo. El, junto con su Leishmania en médula ósea y bulbo raquídeo, Ehrlichia, descoordinación, fallos renales y hepáticos  y lo más importante: … ¡ALEGRIA DE VIVIR!

W Whittey con tumorhittey es un gatito más, que nadie quiso por un cáncer de células escamosas. Se le amputó una oreja. Luego la otra. Y la naturaleza nos obsequió con un tumor del tamaño de dos veces su cabeza que estrangulaba la aorta y la yugular. Nuestro ángel de Reino Unido proporcionó dinero para su esperada operación. La vida nos sonreía a todos.

Pepito y Whittey se desmoronaron a la vez el día 2 de este mes.
Mi hermana y yo, también.
Y nuestros veterinarios.
Hace 13 días que no salgo de casa. Mi hermana ya no sabe ni quién es.

Y hasta aquí una historia más del CYD vivida innumerables veces. Pero algo marca la diferencia:

He visto a mi veterinario en mi casa diez días tarde y noche. Le he visto dejando escapar una lágrima en varias ocasiones. He visto al mejor oncólogo cirujano de Andalucía llamarme en sábado por otra nueva idea que se le ha ocurrido mientras descansaba. He visto al resto de los animales en silencio respetuoso día y noche…

Whittey und Pepito sehen sich an

Y he visto a Whittey caminar a duras penas con su bulto a cuestas, arrastrando la cabeza días antes de su cirugía, llegando hasta donde yace Pepito para apoyar su cabecita junto a él y aliviar su sufrimiento con su compañía, pese a sufrir él terribles dolores.
Y eso, señores, no se ve todos los días.

Esta no es una historia más.

Whittey und Pepito nebeneinander

 

 

 

 

Muchos dirán que por qué no los matamos. Sí, sí, dejémonos de eufemismos… no es “ponerlos a dormir”. Eso es sólo una forma de hablar para acallar nuestras conciencias.
Nosotras respondemos, “pues porque no nos da la gana”. En el CYD se entra con cita previa y la Muerte no es una excepción.

Sólo nos despediremos cuando ellos así lo quieran. Para ellos tener toda nuestra atención en estos momentos es el mayor regalo que podemos hacerles. Para nosotras dárselo, no es un deber de protectoras, es un honor al alcance de pocos. Nuestro cuerpo y nuestra mente ya acusa de manera increíble el cansancio, pero nuestro corazón, pese al dolor, saldrá fortalecido.
Aquí están. Tumbados a  mi lado, mientras escribo estas líneas. ¡Qué alegría! Y aquí seguirán, segundos, minutos, horas…da igual. Cada segundo con alguien que amas es una Eternidad. Este blog es para decir a quien lo lea, que  se atreva a vivir una “historia diferente” y que por favor, no perdáis un segundo de estar al lado de  aquellos, (da igual la especie) a los que amáis. En la salud… y aún más en la enfermedad.

 

concordia cyd