¡“V”enditos sean… Los ​”V”​uenos de corazón!

voluntarios CYD 2.Hoy quiero hablar de aquéllos que hacen posible que nuestro trabajo salve y ayude a tantos animales que jamás han conocido una caricia.

Nuestros VOLUNTARIOS. (Así, con mayúsculas).

A veces, cuando acudo a una denuncia o mi hermana me llama para que salga rápido a una urgencia, pienso en ​​si tendremos las fuerzas, el dinero o la posibilidad de ayudar esta vez. Mientras voy en el coche me tiemblan las piernas porque no sé lo que me voy a encontrar. ¿Cuántos serán?, ¿en qué estado estarán?, ¿cuánto nos costará?, ¿podremos con más trabajo?…

…Y entonces pienso en “ELLOS”. 10516662_626908320738679_267316100612298609_n

que si necesito dar la orden de sacrificio porque su estado es irreversible, cualquiera de nuestros veterinarios acudirá de inmediato y además de pasar un mal rato, nos hará un descuento, y todo ello no sólo por haberse comprometido con el Juramento Hipocrático Veterinario, sino porque por decisión propia, de forma voluntaria, decide ayudar, hacer el Bien.

que si, al final, podemos rescatarlos, todos​ en el Albergue​ se volcarán en hacer que vuelvan a recuperar la confianza en los humanos y no se amedrantarán pese al duro trabajo y algún que otro susto…

IF que comenzará el ajetreo logístico y mi hermana se volverá loca con tal de no fallarles a los animales y recurrirá a todos los que ayudan desde casa, quienes comenzarán a bombardear a proveedores, farmacias, laboratorios, amigos y familiares para conseguir más “teamers”, más “padrinos”, más “acogedores” y… en definitiva… Más AMOR, que es con lo que en realidad subsistimos día a día y sin que nos haya faltado nunca.

Yo recurriré a esos abnegados agentes del SEPRONA, siempre dispuestos a colaborar… para que el culpable no quede impune y Paloma y Santiago,​ nuestros gestores,​ junto con Rufino​, encargado de las cuentas​, se volverán locos​ y harán milagros para que las deudas aguanten otro mes más.

que nuestros amigos “europeos” se enterarán y a las primeras vacaciones, todos los que repiten cada año, volverán para echar una mano y traerán la alegría como equipaje​,
arrastrando a otros consigo.voluntarios abril 2015. 2

todo eso y, entonces, me vuelve la fuerza y conduzco con firmeza hacia el infierno que toque ese día. Ya no tiemblo, porque que vamos a ayudar sea cual sea el caso y que a partir del momento en que llegue, de una forma u otra, unos animales dejarán de sufrir. Lo sé porque ELLOS, nuestros Voluntarios, conducen conmigo. SOMOS todos los que acudimos y SOMOS imparables.

Lo que no sé, queridos Voluntarios de CYD Santa María, es lo que mi hermana, nuestros animales y yo… haríamos sin vosotros.

Gracias amigos.​

CyD Santa Maria

La Asociacion CYD Santa Maria se ocupa de la recuperacion y reubicacion de especies animales maltratadas, en especial caballos