Galería

 

ESTRELLA

Lo primero que las personas ven en esta joven yegua es su pata deformada. Nosotros lo único que vemos es el amor con el que recibe siempre a los niños que visitan el Albergue CYD Santa María. Víctima del maltrato y el abandono, esta yegua sufrió terribles dolores hasta que la pudimos rescatar. Muchas veces nos preguntan por qué no la sacrificamos. La respuesta es muy sencilla: Estrella es feliz. Come, juega, descansa, hace carreras con sus amigos y recibe mil atenciones. Nos extraña la pregunta porque… ¿sacrificarían ustedes a una persona porque tuviera una pierna rota? No lo harían. Por eso les rogamos que antes de sacrificar a un amigo, valoren seriamente si lo hacen porque no hay más opciones o sólo por comodidad.

APADRINAR Volver