Slide background
Slide background
Slide background

 

Galería

 

SMALL ONE

Small One es una de las “razones” por las que el CYD Santa María es cada vez más estricto a la hora de entregar un caballo en adopción. Recuerdo una vez, que lo estábamos pasando realmente mal e hicimos una petición de ayuda para poder alimentar a nuestros caballos, y una de las personas que habían solicitado adoptar y que no había conseguido ningún caballo, nos escribió diciéndonos que se alegraba de nuestra situación y nos recordaba, amablemente, que eso nos pasaba por no entregar con más facilidad caballos en adopción. Y tras recibir su email, pensé: “Gracias Señor por no habernos permitido entregarle un caballo en adopción a una persona como ésta”. En el pasado, antes de la crisis, cuando rescatábamos un grupo grande de caballos, muchas personas tocaban a nuestra puerta para adoptar un animal, especialmente si era un poni (para un niño o una niña). Han pasado unos diez años y muchos de aquellos caballos han sido devueltos al Albergue, tras haberlos “usado” por aquellos niños y niñas que son, ahora, adolescentes. No vamos a contar las lágrimas que hemos derramado por este motivo, pero gracias a lo exigentes que somos en las adopciones y el control férreo que tenemos sobre los caballos que damos en adopción… Cada vez lloramos menos…

APADRINAR Volver 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies