Galería

 

VIOLETA

El rescate de Violeta no lo olvidaremos mientras vivamos, porque ha sido uno de los momentos más difíciles que hemos sufrido en el CYD. Pertenecía a una manada de caballos salvajes en Marbella y tuvimos que rescatarlos nosotros porque el ayuntamiento no cumplió con su deber y hubieran acabado todos muertos por culpa de la Administración (y tenemos serias dudas sobre la forma en que lo hubieran hecho…). Violeta se resistió con todas sus fuerzas a ser capturada y prefirió matarse antes que aceptar. Estaba en un avanzado estado de gestación y llegó un momento en que cayó rendida. Todos los miembros del CYD que participábamos en el rescate nos pusimos a llorar, hombres y mujeres y, como un milagro, ella nos miró desde el suelo y al ver nuestra tristeza, nos observó uno a uno y de repente se levantó y entró sin ninguna duda en el camión. Hoy, es un animal precioso que busca ser un perfecto caballo para un “amigo” humano.

APADRINAR Volver